dietavinoconjamon

Dieta Post-Vacaciones: El Jamón ibérico y el vino tinto.

Durante las vacaciones, nuestro cuerpo tiende a acumular líquidos y toxinas debido a los excesos en las comidas. Después, llega el momento perfecto para depurar nuestro organismo y cambiar nuestros hábitos alimenticios. 

El jamón ibérico y el vino tinto protagonizan esta ‘dieta delicatessen’ desarrollada por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad(IMEO) que permite perder una media de 5 Kg en un mes, de forma saludable, complaciendo tanto al paladar como al corazón.
 
La dieta del vino tinto y el jamón ibérico es una dieta diseñada para perder entre 4 y 6 Kg en 4 semanas, dando instrucciones nutricionales individuales para mujeres, hombres o deportistas. Todos los días durante las 4 semanas de la dieta se incluye el vino tinto y el jamón ibérico, al mismo tiempo que una gran variedad de alimentos nacionales preparados, en su mayoría, de manera tradicional.
 
  • El desayuno en un régimen es tan importante como necesario y no conviene omitirlo, ya que nos proporciona energía suficiente para empezar el día con buen pie. Hay que tener en cuenta que los ingredientes y la cantidad varían en función del sexo y la condición física de la persona y no es lo mismo si se toma por una mujer sedentaria o una deportista. Eso sí, en la mesa no puede faltar el pan y el jamón, ni la fruta. El café siempre se toma sólo o con leche desnatada. Por regla general en esta dieta se evitan el plátano, el mango y el melón, porque aportan más calorías por 100 gramos que la mayoría de las frutas. A cambio, son especialmente recomendadas la manzana, la naranja, la pera, las fresas o el melocotón. 
 
  • A la hora de la comida no puede faltar la verdura, ya sea en forma de ensalada o puré, rehogada o al horno. El plato principal consiste en pescado o carne, de lo más variado: salmón, anchoas, rape, merluza, sepia, almejas, bacalao, atún, pollo, pavo, conejo, ternera y solomillo de buey o carne magra de cerdo. Se aconseja evitar el pan en la comida y cena. Este alimento queda reservado para el desayuno.  Para beber, agua sin límite en la cantidad y vino. El patrón de consumo diario recomendado de tinto es de una copa de 150 ml en el caso de las mujeres y hasta 2 copas de la misma cantidad en los hombres, repartida en la comida y la cena.
 
  • En la cena no puede faltar el caldo (de puchero, de verdura o pollo), dos lonchas dejamón ibérico (unas 15 gr. cada una) y una cantidad determinada (80-150gr según indica la tabla) de carne (pollo, pavo, cerdo o ternera) o pescado/marisco (emperador, boquerones, sardinas, melva, ventresca de bonito, atún, palitos de cangrejo, mejillones, pulpo, sepia). 
 
  • Para finalizar el día los expertos del IMEO sugieren tomarse una onza de chocolate negro puro (sin leche, ni azúcar), ya que sólo así podemos beneficiarnos de su efecto antioxidante y anti arteriosclerosis. Descafeinado con leche, yogur y dos nueces son el compuesto perfecto de la merienda. Los lácteos en esta dieta siempre son desnatados (0% grasa).
 
 
Para más información, los amantes del vino y el jamón pueden descargar de forma gratuita los primeros 7 días de esta original y saludable dieta, desde este enlace (Descarga)

 

Pin It on Pinterest

Share This